Yo si creo en las normas de calidad… ¿y tú?

By in ,
286
Yo si creo en las normas de calidad… ¿y tú?

Muchas veces se escucha que en las organizaciones se quejan diciendo que las normas de los sistemas de calidad llámese ISO o IATF son pura burocracia, puro papeleo, trabajo de más en las actividades diarias e incluso dudan de su funcionamiento.  La verdad es que son normas diseñadas y elaboradas por individuos expertos en la materia de muchos países como Japón, Estados Unidos, Alemania y muchos otros, que buscan la eficiencia de implementación de sistemas de trabajo en las organizaciones.  En mi opinión las normas si funcionan, sin embargo la interpretación correcta es el detonante de que muchas veces, ya sea por la consultoría o capacitación recibida no se logre una implementación correcta y completa.

De hecho debemos estar conscientes de que hay mucha diferencia  al “leer” los puntos de las normas  e interpretar sus requerimientos.  Si a lo anterior agregamos que en muchas organizaciones no conocen los requerimientos específicos de los clientes, tampoco los requerimientos legales y reglamentarios, en verdad se entiende que tengamos implementaciones de sistemas de calidad con graves deficiencias.

Mas allá de la frase celebre de los directivos “Yo quiero un sistema de calidad práctico que ¡me sirva!  Y si como consecuencia alcanzo una certificación, estaré satisfecho” debemos pensar… ¿no es al contrario? Es decir, cumplir con cada punto de la norma a como de lugar, alcanzar la certificación y como consecuencia que sirva?  Desafortunadamente muchos directivos en México y en otros países piensan de ésta última manera (aunque no lo externen), por eso se busca el apoyo con externos para cumplir los  “requisitos de la norma”  con recetas “hechas”  pensando en la premisa que todas las organizaciones son iguales y dando como resultado Sistemas de calidad de “Papel”,  burocráticas , “Rígidas” y desechables.

Afortunadamente cada vez mas directivos son mas exigentes en la selección de la empresa consultora y antes de tomar una decisión mas allá del costo del proyecto solicitan información acerca del consultor, piden referencias de éste, cuestionan la competencia y  toman la decisión.

Confiemos que se siga esta tendencia y en pocos años se revierta la forma de pensar de todos los incrédulos en las normas, realizando sistemas de calidad mejor implementados, que se mejore la calidad de los productos y servicios y por supuesto se incremente la inversión en México para asegurar el empleo de todos nuestros jóvenes y futuros profesionistas.

Ricardo Zuñiga

Consultor Senior Quality House